Acceso alumno

La información contenida en esta página web puede estar viéndose alterada por la pandemia, por lo que recomendamos contrastar la misma con la secretaría del Curso (985 20 52 32)

 

Otorrinolaringología

 

Opinión de un especialista

 

Concepto y perspectivas actuales de la otorrinolaringología

Conceptualmente, la Otorrinolaringología comprende el conjunto de conocimientos necesarios para el diagnóstico y tratamiento médico-quirúrgico de la patología infecciosa, oncológica, traumática, congénita y degenerativa del oído, fosas nasales y senos paranasales, faringe, laringe, cuello y cara. Dentro de ella existen unas áreas de conocimiento perfectamente tipificadas, tales como la Otología, la Audiología, la Neurootología, la Rinología, la Foniatría, la Otorrinolaringología Pediátrica, la Cirugía de Cabeza y Cuello y la Cirugía de la base del cráneo.

La Otorrinolaringología ha experimentado un desarrollo importante en las últimas décadas, introduciéndose en campos antes exclusivamente neuroquirúrgicos, tales como los abordajes transpetrosos y transtemporales del ángulo pontocerebeloso, la región petroclival y la fosa media, las hipofisectomías transeptales, etc.. Por otra parte, el mayor conocimiento de un área quirúrgica particular, como en el caso de la cirugía de las glándulas tiroides y paratiroides, o bien la necesidad de extirpar grandes tumores y reparar el defecto cosmético y funcional resultante (caso del empleo de colgajos cutáneos, miocutáneos o libres), han expandido los límites de esta especialidad a terrenos tradicionalmente reservados a cirujanos generales y cirujanos plásticos.

Nuestra especialidad ha producido a lo largo de su desarrollo dos innovaciones fundamentales: la aplicación del microscopio a la cirugía, dada la profundidad y pequeño tamaño de las estructuras a abordar, y la cirugía endoscópica por parecidas razones. Últimamente, tanto las técnicas microquirúrgicas como endoscópicas se han extendido mucho más allá de los campos quirúrgicos para los que fueron diseñadas, siendo su utilización ubicua, tanto en la faringe, laringe, oído como en las fosas nasales y ángulo pontocerebeloso. El concepto de cirugía mínimamente invasiva está ganando más y más aceptación en los últimos tiempos, y corre a la par en nuestra especialidad con las grandes intervenciones oncológicas a campo abierto. Por último, ciertos adelantos tecnológicos en relación con la exploración del oído interno en sus vertientes coclear y vestibular, han proyectado el contenido de la Otorrinolaringología al campo de la neurología, evaluándose mediante la audiometría por respuestas eléctricas y la electronistagmografía las alteraciones de las vías auditivas y vestibular, así como los trastornos oculomotores.

La Otorrinolaringología podría ser definida como un pilar fundamental de la comunicación, ya que a través de los órganos de los sentidos objeto de su estudio (oído, olfato y gusto) se recibe información sobre el medio circundante. Además, el sistema vestibular central integra las aferencias que, desde los receptores del laberinto posterior y las terminaciones propioceptivas cervicales, van a proporcionar conocimiento de la situación espacial y a generar reflejos que permitan el mantenimiento del tono muscular y el equilibrio. Si esto es así en el terreno de la recepción y procesamiento de la información externa, cabe decir lo mismo en el campo de la proyección al mundo exterior a través de la fonación.

Este conjunto de órganos se altera en los procesos patológicos que inciden en las vías nerviosas aferentes o eferentes, o por procesos inflamatorios, traumáticos y tumorales que asientan sobre los órganos receptores o efectores, debiendo ser restablecida la normalidad al mejor nivel posible. En otras ocasiones la actuación quirúrgica sobre estas enfermedades va a crear alteraciones en la comunicación, siendo necesario paliar quirúrgicamente las consecuencias creadas por la extirpación o lesión de estructuras fundamentales en la vida de relación.

Como se ha dicho anteriormente, el origen y parte del trayecto de las vías aerodigestivas caen dentro de la competencia de la Otorrinolaringología. Son numerosos los procesos de diverso origen que inciden sobre ellas y que, en determinados casos, lo hacen simultáneamente sobre otras estructuras cervicales y faciales importantes (carótida, mediastino superior, órbita, fosa craneal anterior, etc.). Es, por lo tanto, inexcusable el conocimiento anatómico de toda esta encrucijada, de forma que se pueda llevar a cabo, en caso de estar indicada la cirugía, la extirpación completa de los órganos enfermos, así como realizar una restauración lo más completa posible de las funciones citadas, imprescindibles para proporcionar una calidad de vida adecuada. Esto entraña procedimientos de exéresis y reconstrucción especiales, para lo cual, como hemos dicho antes, el otorrinolaringólogo debe desenvolverse con facilidad en el terreno de los lindes de la neurocirugía, cirugía torácica, cirugía plástica, cirugía maxilofacial y cirugía vascular.

Otro aspecto en el que incide la Otorrinolaringología es el de la mímica facial, motivado por el hecho topográfico de que el nervio facial transcurre por el hueso temporal, siendo ahí donde más veces resulta vulnerado. El otorrinolaringólogo debe conocer la patología del nervio facial y la terapéutica requerida en cada caso.

En el momento actual la especialidad se realiza en cuatro años, pero la Comisión Nacional de Otorrinolaringología ha solicitado la ampliación a cinco años, dada la creciente complejidad de los procedimientos diagnósticos y quirúrgicos. En este sentido, la Sección de Otorrinolaringología de la Unión Europea de Médicos Especialistas ha recomendado recientemente a todos los países la ampliación de los programas de residencia a seis años.

Como ocurre con el resto de las especialidades en nuestro país, el problema del paro al finalizar el período formativo es una realidad cierta. Con el fin de paliarlo, la Comisión Nacional ha solicitado la reducción de las plazas de residente convocadas anualmente a la mitad de lo que venía siendo la norma hasta ahora, lo cual tendrá el efecto añadido de que los residentes egresados obtengan un mejor nivel profesional, ya que en la actualidad existen demasiados servicios acreditados para la docencia, que no siempre reúnen condiciones óptimas.

Otra forma de buscar salidas a los residentes es mediante su formación, una vez finalizado su período de residencia, en áreas de capacitación específicas en conexión con aquellos campos de mayor demanda social y hospitalaria. En este sentido, dentro de la Sociedad Española de Otorrinolaringología se han creado unas Secciones de Rinología, Foniatría, Audiología, Otorrinolaringología Pediátrica y Cirugía de Cabeza y Cuello y de la Base del Cráneo, cuyo objetivo es agrupar a los colegas con especial dedicación a estas áreas y potenciar su capacitación en las mismas. Además, se están promoviendo cambios organizativos que contribuyan a elevar la cualificación profesional de los jóvenes especialistas mediante la organización de un sistema similar a los "fellowships" norteamericanos, consistente en la acreditación de un número reducido de servicios con una alta cualificación en los campos citados y líneas de investigación en marcha, donde se pueda realizar un trabajo remunerado clínico y de investigación durante uno o dos años dentro de las áreas mencionadas al finalizar la residencia.

Finalmente, y conectando con lo anteriormente expuesto, la investigación ofrece una importante oportunidad para aplicar las ciencias básicas a los problemas clínicos, siendo una parte esencial en la preparación de los residentes para su autoeducación una vez que hayan finalizado su período formativo. Es esencial que el centro elegido proporcione una experiencia investigadora básica o clínica estructurada que sea suficiente para comprender los principios básicos del diseño de un estudio, realización del mismo, análisis y publicación. Este es otro aspecto que los residentes deben valorar al elegir el centro donde se van a formar, de modo que puedan tener encauzada o leída la Tesis Doctoral al término de su formación.

Prof. Dr. Carlos Suárez Nieto
Catedrático de Otorrinolaringología. Universidad de Oviedo.
Jefe del Servicio de Otorrinolaringología. Hospital Central de Asturias.

 

 

 

 

 

 

 



© Cursos Intensivos MIR Asturias, S.L.
Créditos: Estudio L.Aulló
Subir