Acceso alumno

La información contenida en esta página web puede estar viéndose alterada por la pandemia, por lo que recomendamos contrastar la misma con la secretaría del Curso (985 20 52 32)

 

Medicina Preventiva y Salud Pública

 

Opinión de un especialista

Medicina Preventiva y Salud Pública

La especialidad de Medicina Preventiva y Salud Pública se estableció en el año 1978, con el advenimiento del nuevo sistema MIR para la formación médica especializada. Desde entonces  alrededor de 1000 profesionales se han formado en esta especialidad. La duración del programa es de 4 años, y en los últimos años se ha doblado el número de plazas ofertadas dentro del sistema MIR; concretamente, en la convocatoria del año 2009 se han ofertado  87 plazas.
La especialidad, según se define en el Boletín Oficial del Estado (25 Junio de 2005), “capacita para la investigación, aplicación y fomento de políticas y actividades de promoción y protección de la salud, de vigilancia de la salud de la población, de identificación de sus necesidades sanitarias y de planificación, gestión y evaluación de los servicios de salud.” En el vigente programa de la especialidad (seguramente habrá cambios en los próximos años), se definen los cinco ámbitos básicos de la especialidad, en los cuales los médicos residentes se han de formar: la epidemiología, las administraciones sanitarias, la medicina preventiva, la salud ambiental y laboral y la promoción de la salud.
Como se puede ver en el párrafo anterior, es una especialidad que abarca muchos contenidos. Quizás sea uno de sus mayores defectos y virtudes. La parte negativa es que es difícil formarse en todas las áreas que en teoría pertenecen al campo de la salud pública durante la especialidad. Uno puede tener la sensación de que  se “tocan” muchos temas, pero sin profundidad. La parte positiva es el gran abanico de posibilidades del que un especialista en medicina preventiva y salud pública puede escoger para ejercer su labor profesional una vez acabada su formación. El espectro de trabajos a los cuales puede optar un especialista de medicina preventiva y salud pública va desde servicios de medicina preventiva en los hospitales, a puestos de gestión en centros sanitarios, administraciones públicas, conserjerías de sanidad, delegaciones de salud, o trabajando como técnico de salud en centros de atención primaria, en centros de investigación, organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales de cooperación al desarrollo, etc…


Estructura de la especialidad
Durante el primer año de especialidad se hace el “Curso Superior en Salud Pública”, que es un Máster de Salud Pública, a tiempo completo, con tesina incluida. El hecho de realizar un máster durante la especialidad llama bastante la atención si comparamos con los programas de las otras especialidades. El objetivo de realizar un máster el primer año es el familiarizarse con la salud pública, la gestión sanitaria y la metodología básica en epidemiología que será necesaria durante el resto de la especialidad. Después del máster, se realizarán rotaciones por hospitales y centros de atención primaria, para ganar competencias en materia de medicina preventiva, calidad asistencial, gestión sanitaria, promoción y educación para la salud. La última parte de la especialidad, consiste en las rotaciones por centros de investigación en Salud Pública y en Unidades Administrativas con funciones de Salud Pública (que incluyen unidades de vigilancia epidemiológica, unidades de ordenación sanitaria, salud medioambiental,  educación sanitaria, registros de morbilidad y mortalidad, evaluación de servicios de salud, etc…)
Actualmente existe un debate relacionado con las troncalidades en las especialidades médicas, y la manera en que va a afectar a los actuales programas de formación especializada. A pesar de las diferentes posturas de las sociedades científicas, asociación de residentes y comisión nacional de la especialidad, Medicina Preventiva y Salud Pública no será parte, de momento, de ningún tronco médico y permanecerá con un tronco propio.


¿Por qué decidiste hacer la especialidad de Medicina Preventiva? Después de preguntarme por el nombre y edad, es una de las preguntas que más me hacen los estudiantes y resto de compañeros residentes. Lejos de escoger la especialidad porque me disgustara “la clínica”, decidí embarcarme en este ámbito de la medicina porque estoy convencido de que se puede lograr una gran diferencia en materia de salud a través de medidas a nivel poblacional. Y esta convicción es una fuente de motivación constante. De hecho, muchos de los grandes avances en la salud de la población en los últimos 100 años tiene que ver con medidas de salud pública: programas de vacunación sistemáticos, mejora de los sistemas sanitarios, programas para fomentar el uso de las soluciones de rehidratación oral, o la mejora en las condiciones de salubridad e higiene a través de diversas estrategias.


¿Se pierde el contacto con el paciente? Es una de las preguntas frecuentes de estudiantes que se plantean hacer la especialidad. Muchos estudiantes y médicos especialistas no conciben su carrera sin tener contacto diario con pacientes. Si bien la mayoría de especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública no suelen tener contacto directo con pacientes una vez terminada la especialidad, aquellos que trabajen en hospitales tienen la opción de dedicarse a programas de vacunación, atención al viajero, consultas de deshabituación tabáquica, unidades de tuberculosis, infección nosocomial, etc… que sí que implican interacción con pacientes.


¿Se hacen guardias? Las guardias contempladas en nuestra especialidad son guardias de atención continuada en servicios de medicina preventiva o unidades de administración y gestión sanitaria. En algunas unidades docentes se hacen guardias en unidades de vigilancia epidemiológica y en otros, si se desea, en urgencias de medicina. Las guardias en nuestra especialidad es un tema que se está desarrollando poco a poco, con dos objetivos: completar nuestra formación y equiparar los sueldos con los del resto de residentes.


Una vez se acaba la especialidad, ¿hay trabajo? Como en casi todas las especialidades, la norma es encontrar trabajo pronto después de terminar la residencia. Si uno quiere quedarse en un hospital, es más difícil, pero trabajo no falta. De hecho toda la gente que conozco que ha terminado la especialidad no ha tenido problema para encontrar trabajo (quizás la muestra es pequeña y posiblemente sesgada). En las previsiones de necesidades de médicos publicadas por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para el Ministerio de Sanidad y Política Social en marzo del 2009, se estima que tanto en el 2015 como en el 2025 habrá un ligero déficit de especialistas de Medicina Preventiva. Por lo tanto, a pesar de ser estimaciones a través de simulaciones, son buenas noticias para los que empiecen la especialidad en los próximo años.
Ya para acabar, y a estas alturas de mi residencia, he de decir que estoy satisfecho con la especialidad que he escogido (o sea, “la volvería a escoger”). Es una especialidad que, directa o indirectamente, tiene un fuerte compromiso con la sociedad y con la mejora de salud de las personas. La medicina preventiva y salud pública quizás no sea una especialidad a priori atractiva para muchos de los estudiantes de medicina, pues rompe con el concepto tradicional de médico clínico por el que muchos deciden estudiar Medicina. Sin embargo, el mundo de la salud pública es un camino lleno de retos que, al afrontarlos, puede originar grandes satisfacciones.

Alberto López García-Basteiro
MIR Medicina Preventiva y Salud Pública
Hospital Clínic de Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 



© Cursos Intensivos MIR Asturias, S.L.
Créditos: Estudio L.Aulló
Subir