Acceso alumno

La información contenida en esta página web puede estar viéndose alterada por la pandemia, por lo que recomendamos contrastar la misma con la secretaría del Curso (985 20 52 32)

 

Cardiología

 

Opinión de un especialista

 

Cardiología

Hola. Me llamo Abel y soy residente de Cardiología en el Complejo Asistencial de León. Me gustaría compartir con vosotros, a través de estas líneas, ciertos aspectos de mi especialidad.

Desde mediados de carrera observé que me atraían las especialidades médicas y, entre ellas, quizás sobresalía un poco la Cardiología. Por ello, me decidí a hacer prácticas, en el Servicio en el que trabajo hoy en día, en el verano de 5º de carrera. Desde entonces tuve bien claro que esa iba a ser mi primera opción a escoger para realizar la residencia.

La Cardiología es una especialidad médica que abarca un espectro más amplio de lo que parece desde fuera. A pesar de ser una especialidad médica, tiene varias partes que podemos definir como “semi-quirúrgicas”. En general, comprende una parte eminentemente clínica (planta de hospitalización, Unidad Coronaria y Consultas externas) y otra muy tecnificada: Registros de cardiología (donde se realizan ecocardiografías transtorácicas, transesofágicas y de estrés, Holter, Electrocardiografía, pruebas de esfuerzo, Tomografía Coronaria Multi-Detector, Resonancia Magnética, Medicina Nuclear…), Electrofisiología (Estudios Electro-Fisiológicos y ablaciones, implante de marcapasos y desfibriladores, mesa basculante…) y Hemodinámica (cateterismos diagnósticos, angioplastias, cierre de comunicaciones, implante de prótesis percutáneas…).

De cara a hacer la residencia, es interesante que el hospital cuente con cirugía cardiaca, pues gran parte de los pacientes que ingresan en cardiología necesitan pasar a cargo de su servicio y con un servicio de alertas de Hemodinámica 24 horas (para realizar angioplastias primarias).

La residencia dura 5 años y en ella vas rotando por todas y cada una de las subespecialidades. En general, la residencia es dura. En mi hospital, el residente de cardiología de guardia está al cargo de la planta de hospitalización, la unidad coronaria, la planta de cirugía cardiaca, así como de todas las llamadas que reciba del servicio de urgencias. Esto hace que las guardias sean bastante malas y agotadoras.

Es recomendable tener una cierta destreza manual (para poder realizar todas las técnicas), así como capacidad de decisión para resolver problemas. En ocasiones se hace muy estresante, sobre todo ante patologías donde, literalmente, tienes que correr. De todas formas, tanto la destreza manual como los conocimientos científicos los vas desarrollando a lo largo de la residencia. Eso sí, requiere un esfuerzo y dedicación significativo (varias horas de estudio diario, sin excepción).

Desde mi punto de vista, la alta tecnificación de esta especialidad puede hacer que alguien se vuelque de lleno con alguna de las técnicas. Esto, en principio, no es malo; pero no se puede olvidar en ningún momento que tratamos con personas y que nuestro objetivo principal es ayudar a los pacientes, y no realizar equis procedimientos para ser mejor que los de otro hospital. Quizás haya demasiada competencia en esta especialidad.

Gran parte de los cardiólogos poseen amplios conocimientos en estadística, lo cual sirve para publicar estudios en revistas científicas y contribuir al avance de la medicina basada en la evidencia. Esta es una parte complementaria muy interesante y de gran utilidad para el residente de cardiología.

Como parte positiva, es muy satisfactorio sacar adelante a los pacientes, aunque esto no se consigue siempre.

La patología cardiovascular es la causa más frecuente de mortalidad en nuestro país (y en el resto de países desarrollados). Debido a la mejoría de los tratamientos en todas las especialidades, la esperanza de vida ha aumentado espectacularmente. Antiguamente, mucha gente se moría de cardiopatía isquémica. Hoy, el paciente sale adelante y tiene 2, 3 o incluso más eventos isquémicos, lo cual hace que cada vez haya una mayor sobrecarga de trabajo es nuestra especialidad. De momento no existe mucho paro entre los cardiólogos, pero es imposible predecir lo que ocurrirá de aquí a unos años, ya que el número de plazas que saca el Ministerio para formar especialistas se ha multiplicado por 9 en los últimos 20 años.

¿Si repitiera el MIR volvería a escoger esta especialidad? Por supuesto. Hoy en día no la cambio por ninguna otra.

 

 

 

 

 

 

 

 



© Cursos Intensivos MIR Asturias, S.L.
Créditos: Estudio L.Aulló
Subir