Acceso alumno
 

Medicina Familiar y Comunitaria

 

1. Generalidades

  • Denominación Oficial: Medicina Familiar y Comunitaria.
  • Duración: 4 años.
  • Licenciatura previa: Medicina.
  • Campo de acción de la especialidad: La Medicina Familiar y Comunitaria es una especialidad médica que abarca el cuidado total de la salud de las personas y las familias, integrando áreas biológicas, clínicas y conductuales.

Esta especialidad que cubre el campo de la Atención Primaria, está adquiriendo el papel que le corresponde. Los especialistas pueden resolver la mayoría de los problemas de salud que presenta la población. Además son capaces de coordinarse con los otros especialistas que trabajan en el segundo nivel de atención (Hospital y Servicios Extrahospitalarios) y permiten, por lo tanto, el buen funcionamiento de todo el sistema.
Los especialistas en Medicina de Familia han ido introduciendo cambios importantes en la Atención Primaria, quedando su marco de trabajo en:

  • Atención clínica individual.
  • Fomentar el trabajo en equipo y coordinación con los hospitales.
  • Actividades de prevención y promoción de la Salud.
  • Práctica medica dirigida a la familia.
  • Incorporación de la docencia e investigación.
  • Actividades comunitarias.

No se debe olvidar dos aspectos desconocidos de esta especialidad:

  • Las habilidades manuales necesarias en la cirugía menor que practican estos especialistas.
  • Son responsables en España del primer paso en la atención de la Salud Mental de la sociedad.
    • Dónde ampliar esta información
      • Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria: Portaferrissa, 8 pral.  08002 BARCELONA  Tel.: 93 317 03 33

http://www.semfyc.es/

 

2. Plazas convocadas MIR

  • Número de plazas convocadas 2016: 1774
  • Número de plazas 1980-2016: 47528

 

 

 

3.  Información de la sociedad española de medicina familiar y comunitaria

NOTA: Basado en la información que ofrece libremente la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.
http://www.semfyc.es/

 

3.1. ¿Qué es un médico de familia?

 

  • Un médico de familia es un médico que tras finalizar sus estudios universitarios ha escogido, de forma voluntaria, realizar una formación específica para trabajar de manera adecuada en el ámbito de la Atención Primaria de la Salud.
  • Su labor fundamental será proporcionar una atención integral y continuada en el tiempo a individuos, familias y comunidad a su cargo independientemente de la edad, sexo o enfermedad del paciente al que trate.

 

3.2. ¿Por qué surge como especialidad la medicina de familia?

 

  • La Medicina de Familia tiene un vasto campo de conocimientos propios, resultado de integrar de una manera amplia los conocimientos de las distintas ramas de la Medicina, un marco propio de actuación, la Atención Primaria de Salud, y una metodología propia para aplicar lo aprendido en el primer nivel de asistencia.
  • En el reino de la superespecialización, surge histórica-mente la Medicina de Familia. Se trata de la necesidad de la atención integral de calidad a los problemas de salud que surgen a lo largo de toda la vida de los pacientes.

 

3.3. ¿Por qué se llama la especialidad medicina familiar y comunitaria?

 

  • Define algunas de las características esenciales del tipo de formación y de trabajo posterior que el médico de familia realiza.
  • Es «familiar» porque trata, no sólo al individuo como persona que puede enfermar de manera aislada, sino también en relación con su entorno familiar. La familia también tiene sus propias enfermedades y éstas influyen de manera notable sobre el individuo. Un ejemplo claro son los problemas psicológicos y sociales, una depresión puede tener su origen en una mala relación de pareja, en el alcoholismo del cónyuge, en la drogadicción de un hijo, etc. Estos últimos problemas también hay que intentar solucionarlos, dentro de las posibilidades que tiene la Medicina.
  • Es «comunitaria» porque también la comunidad o población que el médico de familia atiende tiene sus propias enfermedades que hay que conocer (por ejemplo drogadicción en juventud, embarazos en adolescentes, infección HIV) e intentar solucionar, contando para ello con la participación activa de la propia comunidad.
  • Las actividades comunitarias que el médico de familia realiza pueden consistir en intervenciones muy variadas. El estudio epidemiológico de las enfermedades que afectan principalmente a la comunidad realizado por los médicos y la priorización de las intervenciones a realizar sobre ellas es una forma. Las reuniones periódicas con miembros de la comunidad a través de consejos de salud para la búsqueda y solución de problemas de salud es otra. El poner un buzón de sugerencias en el centro de salud, dar charlas de educación sanitaria a grupos de diabéticos, ir a colegios a hablar de métodos anticonceptivos o de higiene buco-dental, realizar una campaña de vacunación a domicilio, etc., son distintas muestras de lo que en relación con la comunidad puede realizar el médico de familia.

 

3.4. ¿Por qué hay que hacer una formación después de la facultad para trabajar en medicina general si ya somos médicos generales al acabar la carrera?

 

  • Al terminar la carrera se es licenciado en Medicina, no médico general. Se tienen quizás más conocimientos de cirugía y algunas otras especialidades que de Medicina de Familia / Medicina General. La razón es sencilla, prácticamente no hay asignaturas de Medicina de Familia en las Universidades españolas (sí las hay en otros muchos países occidentales). Durante la carrera recibimos tres años de formación en Medicina Interna y no somos internistas, nadie se plantea que no sea necesario luego realizar una especialidad para poder ejercer correctamente como internista. Sin embargo no recibimos ninguna formación en Medicina de Familia ¿cómo va a trabajar correctamente un médico en un campo que a priori desconoce y para el que no está preparado?
  • Durante muchos años algunos lo han conseguido con muchísimo y elogiable esfuerzo, y han vencido ese desconocimiento como buenamente han podido. Por fortuna, tal y como ocurre en todos los países desarrollados, España se dio cuenta de que es mejor proporcionar una formación de calidad a todos sus profesionales que esperar a que cada uno, con su propio esfuerzo y experiencia adquirida, vaya supliendo sus carencias formativas.

 

4. Perfil profesional y campo de acción

  • La especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria es una de las grandes desconocidas dentro de los licenciados en Medicina. Da la impresión de ser una especialidad gris, formados por profesionales “quemados” y que solo está formada por médicos que han fallado en el examen MIR. Esto no es así, esta imagen está anticuada y debería cambiar.
  • La Medicina Familiar y Comunitaria está creciendo, cambiando y mejorando, cogiendo color y tiene una ventaja especial y única, permite una atención integral y continuada del paciente, cualidad de la que carece el resto de las especialidades.
  • Para intentar dar la mayor información posible vamos a desglosar las responsabilidades del Médico de Familia:

 

4.1. Atención clínica efectiva y eficiente

 

  • Deberá ser capaz de ofrecer una atención clínica eficiente, basada en el conocimiento del método clínico, y de dar respuesta terapéutica a los problemas planteados.
  • Enfocará al individuo como un ser bio-psico-social, conociendo sus interrelaciones con su entorno familiar, laboral y comunitario.
  • Reconocerá los límites de su competencia y responsabilidad, identificando las situaciones clínicas que requieren ser derivadas a otros niveles de atención médica.

 

4.2. Atención integrada sobre todo el proceso de enfermar

 

  • Las actividades de fomento, protección, recuperación y rehabilitación se llevarán a cabo de forma integrada supervisadas por el médico especialista en Medicina Familiar.
  • Atención especial a los grupos de riesgo identificados por el especialista en Medicina Familiar.
  • Detectando los problemas de salud y programando de acuerdo con ellos, la utilización eficiente de los recursos de que disponga.

 

4.3. Orientación hacia la salud de la familia

 

  • Se responsabilizará del proceso de salud-enfermedad de la familia, de manera que la solución de los problemas se aplique a la familia como un todo, ya que cualquier proceso que afecte a un miembro individual repercutirá en todo el sistema familiar.
  • Conocerá que las disfunciones familiares son capaces de crear patologías psicosociales en sus miembros y que la familia se constituye en uno de los recursos más importantes para cada uno de sus componentes.

 

4.4. Orientación hacia la salud de la comunidad

 

  • Es responsable del proceso de Salud y Enfermedad de su Comunidad. Debe identificar y actuar sobre los factores de riesgo que existan en su comunidad.
  • Es responsable de la accesibilidad adecuada de toda la población al sistema de salud.

 

4.5. Trabajo en equipo multidisciplinar

 

  • Trabajará coordinadamente con el resto de los profesionales que integren el equipo de salud.

 

4.6. Desarrollo de actividades docentes

 

  • Formación continuada de todos sus componentes y la actualización de sus conocimientos y capacidades.
  • Desarrolla actividades docentes dirigidas a su comunidad.

 

4.7. Funciones de investigación

 

  • Colabora con todo el equipo de salud en los programas de investigación que se determinen.
  • Diseña y ejecuta programas de investigación clínica, epidemiológica y social, orientados prioritariamente a la búsqueda de soluciones para los problemas de salud de su comunidad.

Por lo tanto para conseguir una formación adecuada en un campo tan amplio de conocimientos la Medicina de Familia y Comunitaria se divide en cuatro Áreas Docentes:

  • General: Son las tareas primarias y de soporte. Se estudia la atención general clínica, la metodología de la investigación, la organización de los centros de salud y la evaluación y garantía de calidad.
  • Atención al Individuo. Urgencias y resucitación cardiopulmonar, conocimientos y habilidades en especialidades Médicas como Pediatría, Medicina Interna, Obstetricia, Cirugía, etc.
  • Familiar y sociología de la salud.
  • Comunitaria: diagnóstico de salud y programas de salud comunitarios.

Las cuatro confluyen en un punto, los Centros de Salud, donde se ponen en práctica las habilidades y conocimientos que configuran el currículum de dichas áreas.

 

5. Formación y rotaciones del residente de medicina familiar y comunitaria

 

 

  • Se recibe una doble formación, por un lado está la medicina hospitalaria y por otro lado la medicina del centro de salud.
  • Por lo tanto los siguientes ítems reflejan los lugares por donde se rotará durante los tres años de formación:

1.- En su Área de Salud:

El Médico Residente trabajara en su Centro de Salud durante los tres años de su formación alternando e integrando el resto de sus rotaciones. Deberá conocer y practicar el trabajo en equipo, deberá conocer como se organiza un centro de salud y como se realiza un programa de salud dirigido a la comunidad, entre otros.

  • Dentro de su rotación por el Centro de Salud además tendrá programas de formación específica en áreas como la Atención Pediátrica, Atención Infantil, programas de atención Maternal, programas del adulto dirigidos a grupos de riesgo y atención al anciano.
  • Además deberá formarse y conocer la Vigilancia epidemiológica, integrarse en los programas de investigación y en los programas de calidad, así como conocer la labor de la enfermería y el área de trabajo social.

2.- En su Hospital de Referencia

El residente completará la formación recibida en su Centro de Salud mediante el trabajo e integración en los siguientes departamentos:

  • Urgencias.
  • Medicina Interna y otras especialidades médicas.
  • Pediatría.
  • Obstetricia y Ginecología.
  • Cirugía y Traumatología.
  • Otorrinolaringología.
  • Oftalmología.
  • Salud Mental.
  • Geriatría-Gerontología.

 

6. Tareas del médico de familia

 

  • Este Programa se ha reelaborado en base a TAREAS, en contraposición a los anteriores, que se referían a contenidos.
  • En relación al perfil profesional del futuro especialista en Medicina Familiar y Comunitaria se establecen una serie de tareas, que son lo que el residente debe ser capaz de realizar al finalizar su período de formación.
  • Estas tareas se han dividido en cinco grandes grupos, desarrollándose posteriormente junto con sus componentes. En los anexos III, IV y V se marcan objetivos docentes para cada tarea, en conocimientos, habilidades y actitudes.
  • Los objetivos docentes se clasifican según el dominio del proceso intelectual considerado:
  • Campo afectivo: las actitudes (saber estar).
  • Campo sensitivomotor: la habilidad práctica (saber hacer).
  • Campo cognoscitivo: los conocimientos (saber).
  • Entendemos por conocimientos los conceptos, hechos, criterios para la toma de decisiones y otros aspectos cognoscitivos de la tarea. Es la información necesaria para ejecutar la tarea. Se debería responder a las siguientes preguntas: “Tener la información precisa para...” o “Tiene que saber...”.
  • Habilidades son los pasos requeridos para la ejecución de una actividad o tarea. Los procedimientos o técnicas, como los definen otros autores, pueden ser intelectuales (aplicación, análisis, síntesis, evaluación), manuales o motores (acciones del cuerpo y movimientos, destreza con las manos, coordinación motora, conducta no verbal) o sociales (conductas orales y no verbales de persona a persona o en grupo: entrevista, reuniones, etc.). Debe ser la continuación de “Saber ejecutar...” o “Tener la destreza...” o “Saber hacer...”.
  • Actitud indica la disposición que se manifiesta en la conducta frente a personas, sucesos, opiniones o teorías. Son sentimientos, emociones o ideas de aceptación (“importancia de cumplir”) o rechazo (“peligros del cumplimiento”). Para su elaboración debe continuar la frase “Tener la predisposición a...”.
  • El logro de todos estos objetivos va dirigido a la competencia profesional del futuro especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

 

 

6.1. Tareas primarias del médico de familia

 

  • Asumir y desarrollar las funciones del médico de familia y su papel en el sistema de salud (la especialidad de medicina de familia):
  • Desempeñar las funciones y el rol del médico de familia.
  • Reconocer e influir en la interacción del médico / paciente / familia / comunidad / organización de la atención sanitaria.
  • Asumir el método científico en la práctica del médico de familia.
  • Identificar y abordar la influencia de las características personales del médico de familia en el trabajo:
  • Reconocer y manejar la incertidumbre a la hora de tomar una decisión profesional.
  • Reconocer la influencia de la biografía y características personales en la situación profesional: relación con el paciente y con otros profesionales de la salud.
  • Asumir la interacción entre la vida privada y la organización de la práctica profesional para que mejore la relación entre ambas.

 

 

6.2. Tareas clínicas del médico de familia

 

  • Realizar la entrevista clínica: anamnesis biopsicosocial:
  • Entrevista clínica (marco comunicativo, delimitar el/los motivos de consulta, resolución de la entrevista).
  • Cumplimentar una historia clínica en Atención Primaria (anamnesis general y específica de aspectos somáticos, psicológicos y sociofamiliares).
  • Obtener el resultado de una exploración física adecuada:
  • Decidir qué exploración realizar y con qué objetivos.
  • Comunicar al paciente la exploración a realizar (“acompañar la exploración”).
  • Realizar adecuadamente la exploración.
  • Procesar y analizar los datos de una exploración física.
  • Registrar los datos de la exploración en la historia clínica.
  • Utilizar la tecnologia diagnóstica de la consulta de atención primaria:
  • Decidir qué exploración utilizar y con qué objetivos.
  • Comunicar al paciente la exploración complementaria a utilizar.
  • Utilizar adecuadamente el instrumento diagnóstico.
  • Analizar los datos de una exploración con un instrumento diagnóstico en la consulta de Atención Primaria.
  • Registrar los datos de una exploración con un instrumento diagnóstico en la historia clínica.
  • Identificar los problemas del paciente y orientar una hipótesis que describa y explique su realidad:
  • Aplicar las características del proceso salud-enfermedad en la atención al paciente (etapas vitales, modelo biopsicosocial, historia natural del proceso, influencia familiar).
  • Orientar una hipótesis diagnóstica.
  • Formular una hipótesis de trabajo.
  • Elaborar un plan diagnóstico para corroborar las hipótesis establecidas:
  • Seleccionar los procedimientos diagnósticos, en base a la pertinencia, validez y eficiencia.
  • Procesar e interpretar la información suministrada por los procedimientos diagnósticos.
  • Procesar e interpretar la información suministrada por el especialista consultado.
  • Confirmar o rechazar una hipótesis de trabajo.
  • Adoptar con el paciente la/s decisión/es más adecuada/s al problema en función de los datos de la entrevista, la exploración física, pruebas complementarias y las condiciones biopsicosociales del paciente:
  • Adoptar una decisión clínica.
  • Establecer el plan de acción.
  • Proporcionar a los usuarios atención integrada adecuada a su edad y sexo (problemas de salud de la mujer, atención a niños y adolescentes, problemas de salud del anciano, atención al adulto).
  • Proporcionar atención integrada a los individuos sanos o no, incluidos en grupos específicos de especial importancia (pacientes con problemas socioculturales, población trabajadora, ...).
  • Atender al paciente terminal.
  • Prestar atención integrada a los problemas de salud mental.
  • Atender a pacientes con demandas y problemas agudos frecuentes en Atención Primaria de Salud.
  • Atender a pacientes con enfermedades y problemas de salud crónicos frecuentes en Atención Primaria.
  • Atender a pacientes con enfermedades y problemas poco comunes en Atención Primaria de Salud pero con implicaciones diagnósticas o terapéuticas importantes.
  • Atender a pacientes con problemas urgentes.
  • Atender a pacientes con problemas familiares.
  • Realizar un seguimiento y evaluación del paciente según criterios aceptados por la comunidad científica:
  • Utilizar el sistema de registro e información en Atención Primaria de Salud.
  • Evaluar el cumplimiento de la intervención.
  • Valorar las consecuencias de la intervención.
  • Realizar actividades de garantía de calidad de la intervención y entrevista clínica.
  • Desarrollar un plan de rehabilitación/reinserción conjuntamente con otros profesionales sociosanitarios, el paciente y su familia:
  • Participar en la rehabilitación/reinserción de pacientes con problemas agudos.
  • Participar en la rehabilitación/reinserción de pacientes y su familiar con problemas crónicos.
  • Asegurar la continuidad en la atención al paciente y su familia en el centro de salud, en el domicilio y otras instituciones sanitarias y comunitarias:
  • Asumir la continuidad de la atención al paciente en todas las etapas de la vida.
  • Asumir y garantizar la continuidad de un mismo proceso.
  • Explicar claramente y acordar con el paciente y su familia las medidas diagnósticas y de intervención en cada fase del proceso:
  • Valorar las expectativas del médico, el paciente y su familia.
  • Valorar conjuntamente con el paciente y su familia las estrategias y consecuencias del plan de acción.
  • Responsabilizar al paciente y su familia en el proceso (autocuidados).
  • Gestionar el tiempo y los recursos de atención destinados al individuo y su familia adecuadamente, en cada una de las fases del proceso y conjuntamente con el resto del equipo:
  • Usar el tiempo de forma apropiada en la consulta.
  • Usar el tiempo de forma apropiada en la práctica global del médico de familia.
  • Utilizar los recursos a disposición del médico de familia.
  • Utilizar la epidemiología clínica en cada una de las fases del proceso:

(Ver tareas 5 y 6).

 

 

6.3. Tareas de atención a la familia

 

  • Identificar la relación o influencia familia/paciente
  • Abordar a la familia como una unidad de atención.
  • Determinar los condicionantes familiares en los problemas de salud del paciente y viceversa.
  • Atender los problemas de la familia comunes en atención primaria de salud
  • Garantizar la continuidad de la atención a las familias

 

6.4. Tareas comunitarias del médico de familia

 

  • Recopilar y presentar datos existentes sobre la comunidad
  • Identificar los problemas de salud comunitarios
  • Priorizar las actuaciones del equipo
  • Estudiar la distribución y determinación de una necesidad de salud de la comunidad
  • Diseñar un programa comunitario
  • Desarrollar actividades en atención primaria de los programas de salud comunitaria específicos
  • Mejorar la salud de la comunidad mediante la educacion y participación comunitaria
  • Diseñar y manejar un sistema de registro para la toma de decisiones en atención primaria de salud

 

6.5. Tareas de soporte o apoyo del médico a la familia

 

  • Garantizar la calidad de la atención prestada
  • Promover y mantener la competencia profesional: investigación en atención primaria de salud (clínica, epidemiológica, social y operacional).
  • Promover y mantener la competencia profesional: formación en medicina familiar y comunitaria
  • Actualizar la competencia profesional continuamente (formación continuada).
  • Participar en la formación pre y postgrado del médico de familia.
  • Colaborar en la docencia de otros profesionales de Atención Primaria de Salud.
  • Trabajar en equipo y cooperar con otros profesionales relacionados con el proceso salud-enfermedad
  • Trabajar en Equipo en Atención Primaria de Salud.
  • Establecer derivaciones, interconsultas y cooperar con otros especialistas sanitarios (coordinación con otros niveles del sistema sanitario).
  • Consultar, derivar y cooperar con otros profesionales y responsables sociosanitarios (servicios sociales, medioambientales, ayuntamientos, ...).
  • Participar en organizaciones científicas y profesionales.
  • Organizar la práctica del médico de familia en aps
  • Considerar la etica médica y la legislación vigente en la actuación del médico de familia
  • Aplicar la legislación vigente en la actuación del médico de familia.
  • Considerar la ética médica en la actuación del médico de familia.

 

7. Áreas docentes

 

  • Independientemente de las características concretas del programa de Medicina Familiar y Comunitaria de cada Unidad Docente, determinadas por la situación y disponibilidad de los medios humanos y materiales necesarios para impartirlos, al iniciar el desarrollo de las distintas áreas docentes que lo componen es imprescindible establecer claramente algunos puntos fundamentales:
  • El objetivo primordial del Programa de Medicina Familiar y Comunitaria es formar Médicos de Atención Primaria expertos en la atención a los procesos de salud y enfermedad propios de este nivel del sistema sanitario y que para ello han de tener una sólida formación clínica junto con conocimientos y habilidades suficientes en los terrenos de la medicina familiar y la medicina comunitaria, que les permita, por un lado, ampliar el enfoque de la atención a los procesos citados al ámbito familiar y comunitario y, por otro, trabajar y comunicarse eficazmente con otros profesionales ligados a la atención primaria de salud.
  • Es imprescindible que el aprendizaje en las distintas áreas docentes del programa se realice de forma integrada y secuencial desde su inicio, permitiendo al profesional en formación ir aplicando en su actividad diaria los conocimientos, habilidades y actitudes adquiridas. Esta afirmación implica el desarrollo simultáneo desde el primer año de actividades docentes clínicas, de medicina familiar y de medicina comunitaria, de tal forma que todas se beneficien entre sí y representen el enfoque práctico de los problemas de salud que realiza el Médico Residente tanto durante su estancia en el Hospital como en los Centros de Salud.
  • Es indudable el papel principal del Centro de Salud en la gestión del programa así como en la impartición de la docencia en sus distintas áreas. La enseñanza en el ámbito hospitalario ha de ser complementaria de la realizada en el de atención primaria y estar diseñada de acuerdo con los objetivos y prioridades de ésta.
  • Es necesario, dada la diversidad de los contenidos y de los ámbitos de formación en Medicina Familiar y Comunitaria, una coordinación eficaz de las distintas Áreas Docentes con el fin de que no se produzcan desviaciones importantes en los objetivos, así como para lograr su integración y engranaje en el tiempo total de duración del programa evitando una configuración en bloques de aprendizaje independientes entre si. En este aspecto el papel que han de jugar el Coordinador, los tutores de los Centros de Salud y los Técnicos de Salud es fundamental.
  • El desarrollo de una parte importante del programa en Hospitales con elevados grados de especialización y tecnificación y que, por tanto, atiende en muchos casos a pacientes con patologías complejas y/o infrecuentes en Atención Primaria, obliga a definir clara y taxativamente los objetivos del aprendizaje en cada uno de los servicios hospitalarios. En este sentido el control del Coordinador de la Unidad Docente y del Tutor Hospitalario es básico y deben de estar perfectamente informados de la situación del aprendizaje en los distintos servicios.
  • La elección de las distintas Áreas Docentes del Programa se han realizado tras un análisis amplio y minucioso de la experiencia internacional en la formación post-graduada en Medicina Familiar y comunitaria con las adaptaciones lógicas a las características y necesidades del “rol” profesional del Médico de Atención Primaria en España.
  • De acuerdo con estos criterios conviene precisar que existen cuatro Áreas Docentes: General, Atención al Individuo, Familiar y Comunitaria, que confluyen en un punto, los Centros de Salud, donde se ponen en práctica las habilidades y conocimientos que configuran el currículum de dichas áreas (Tabla 1).
  • En el Área General se incluyen las tareas primarias y de soporte, con el curso de “Introducción a la Medicina Familiar y Comunitaria” y los módulos docentes: “Metodología de la Investigación”, “Organización de los Centros de Salud” y “Evaluación y garantía de calidad en APS”. En el Área de Atención al Individuo (clínica), el curso de Urgencias y Resucitación Cardiopulmonar, los conocimientos y habilidades en Medicina Interna y Especialidades Médicas, Pediatría, Obstetricia, Cirugía, etc. En el área de Medicina Familiar y sociología de la salud, los conocimientos de la práctica familiar y los elementos de la sociología médica necesarios en la especialidad. Por último en la Comunitaria, las tareas que permiten al Especialista conocer la realidad: diagnóstico de salud de la comunidad, para poder intervenir: programas de salud comunitarios.
  • El aprendizaje de las materias que conforman las distintas Áreas se realizará a lo largo de los tres años de formación, utilizando distintos lugares de aprendizaje y diversos métodos docentes, como se expone en cronograma del programa.
  • Los tres espacios para la formación del especialista en Medicina Familiar y Comunitaria son el Centro de Salud, las Urgencias Hospitalarias y Extrahospitalarias y los Servicios del Hospital. El lugar fundamental del aprendizaje es el Centro de Salud.
  • Estos períodos formativos se simultanean con la realización de guardias en los Servicios de Urgencias.
  • Con la finalidad de garantizar que el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria dé respuesta a las demandas de salud que exige la sociedad actual, este programa está estrechamente vinculado al perfil profesional del médico de familia de tal forma que sus contenidos formativos se distribuyen en áreas docentes que coinciden con las áreas de competencia.

 

7.1. Flexibilidad del programa formativo

 

La flexibilidad de este programa se pone de manifiesto, entre otros, en los siguientes aspectos:

  • En los métodos de aprendizaje: el objetivo final es siempre la adquisición de competencias por parte del residente y no el método por el que estas se adquieren. "Lo importante es el qué y no el cómo"; este planteamiento determina que, en cada área docente se prevean distintos métodos de aprendizaje, a fin de elegir en cada caso el que más se adecue al perfil formativo de los tutores y a las características específicas de la Unidad Docente donde se está formando el residente.
  • En la pluripotencialidad de la formación impartida: el programa de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria facilita los conocimientos necesarios para ejercer no solo en los centros de salud, que constituyen el medio natural de M.F, sino también en otros ámbitos laborales donde es especialmente demandado, (como los Servicios de
  • Emergencias, los Servicios de Urgencia Hospitalaria, la Sanidad Penitenciaria …..).
  • En la ampliación de espacios docentes: el programa formativo esta abierto a la incorporación de nuevos recursos en las Unidades Docentes para mejorar y ampliar la formación del residente, tales como: las unidades médicas de corta estancia, de hospitalización a domicilio, de atención al adolescente, de cuidados paliativos así como a la necesaria incorporación de centros de salud rurales debido a las connotaciones especificas que tienen las actividades que realizan los Médicos de Familia en este medio.
  • En la realización de estancias electivas: la evaluación formativa antes de concluir el tercer año de formación, permitirá determinar el nivel de competencias adquirido por el residente, permitiendo a través de la realización de estas estancias electivas, durante tres meses, ajustes en los niveles de competencia adquiridos por los residentes.
  • En la formación individualizada de cada residente, con un incremento progresivo de la responsabilidad adaptado a las características personales de cada uno de ellos.

 

7.2. Relación residente tutor

 

Constituye el eje fundamental sobre el que gira todo el proceso formativo, en la medida en que el sistema de residencia implica una formación teórica y práctica, programada y tutelada, con una participación personal y progresiva del especialista en formación en las actividades y responsabilidades propias de la  especialidad. Los tutores no solo deben caracterizarse por sus conocimientos sobre la materia sino también por su accesibilidad y cercanía en cualquier fase del periodo formativo ya que tienen un importante papel como facilitadores y canalizadores del proceso de aprendizaje.
La importancia de la figura del tutor determina que el residente tenga un mismo tutor principal con el que mantendrá un contacto continuado y estructurado, durante todo su periodo formativo, sin perjuicio de la existencia de tutores auxiliares o del tutor hospitalario según el lugar donde se realice la formación en cada momento.
El tutor principal es el encargado de adecuar el cronograma del periodo formativo a las necesidades formativas y las características personales de cada residente, a fin de ir corrigiendo las deficiencias formativas, de carácter subsanable, que se produzcan durante la residencia.

 

CRONOGRAMA DEL PROGRAMA

 

PRIMER AÑO

  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN ATENCIÓN PRIMARIA: 3-6 MESES (1)
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN MEDICINA INTERNA Y ESPECIALIDADES: 5-8 MESES
  • VACACIONES 1 MES
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN URGENCIAS (GUARDIAS) (2)
  • AUTOAPRENDIZAJE
  • CLASES/ TRABAJO GRUPAL / TALLERES

SEGUNDO Y TERCER AÑO

  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN MEDICINA INTERNA Y ESPECIALIDADES MÉDICAS Y MÉDICO-QUIRÚRGICAS: 8 MESES
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN ATENCIÓN PRIMARIA: 3 MESES (R2) EN CENTRO RURAL (3)
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN ATENCIÓN AL NIÑO: 2 MESES (4)
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN SALUD MENTAL : 3 MESES
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN ATENCIÓN A LA MUJER: 3 MESES
  • ESTANCIAS SELECTIVAS COMPLEMENTARIAS O APRENDIZAJE DE CAMPO EN EL CENTRO DE SALUD: 3 MESES (R3) (5)
  • VACACIONES: 2 MESES
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN URGENCIAS (GUARDIAS) (2)
  • AUTOAPRENDIZAJE
  • CLASES / TRABAJO GRUPAL / TALLERES

CUARTO AÑO (6)

  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN ATENCIÓN PRIMARIA: 11 MESES
  • VACACIONES: 1 MES
  • APRENDIZAJE DE CAMPO EN URGENCIAS (GUARDIAS) (2)
  • AUTOAPRENDIZAJE
  • CLASES / TRABAJO GRUPAL / TALLERES

 

Con carácter general el aprendizaje de campo se hará con tutorización continuada e incremento progresivo de responsabilidad, a medida que el residente vaya adquiriendo competencias profesionales según su proceso de aprendizaje.

  1. Aprendizaje de campo en Atención Primaria de R1 se realizará en el inicio del periodo de residencia, preferentemente 6 meses.
  2. Ver apartado 7 del programa formativo.
  3. Las estancias en Centro Rural se harán, preferentemente, durante el segundo año de formación. Aquellas Unidades Docentes cuyas Áreas o Distritos de referencia no tengan ninguna zona rural, pueden asociarse con centros de salud rurales de otras Unidades Docentes, con acreditación específica para este cometido.
  4. El aprendizaje de campo en Atención al niño se realizará fundamentalmente en Atención Primaria.
  5. Las estancias electivas para facilitar ajustes de competencia o realizar formación complementaria, se harán al finalizar el tercer año, antes de que el residente inicie su estancia en el centro de salud. Si el tutor y el residente no consideran necesaria su realización el residente se incorporará al centro de salud.
  6. Los residentes de M.F. y C. tienen que ser capaces durante el cuarto año de formación, de participar activamente en todas las actividades del Centro de Salud y de hacerse cargo de forma autónoma y completa de una Consulta de Medicina de Familia sin la presencia del tutor. La supervisión de las actividades autónomas que realice el residente en la Consulta se concretará, sin perjuicio de su seguimiento a través de las actividades de tutorización continuada a las que antes se ha hecho referencia, en la posibilidad de que el residente pueda recurrir, en caso de duda o ante situaciones complejas, a su tutor principal, al de apoyo o a otros Médicos de Familia del Centro de Salud donde pase consulta. Se recomienda que la actividad asistencial autónoma se realice de forma progresiva de tal manera que al finalizar el cuarto año abarque un periodo no inferior a dos meses.

 

 

 

SUGERENCIAS DE CLASES-TALLERES

Los residentes de forma complementaria deberá contar con formación teórico-práctica que favorezca la adquisición de las competencias del Médico de Familia y que complemente y consolide el autoaprendizaje dirigido y el aprendizaje de campo. Las áreas que tradicionalmente se desarrollan con el apoyo de clases y talleres son las presentadas en la tabla adjunta

 

 

 

Tablas obtenidas de:
http://www.msc.es/profesionales/formacion/docs/medifamiliar.pdf#search=%22MSC%20medicina%20familia%22

 

 

 

TABLA 1:
AREAS DOCENTES Y TAREAS INCLUIDAS EN CADA AREA

 

 

 

DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL NÚMERO DE HORAS DE ATENCIÓN CONTINUADA A REALIZAR DURANTE LA RESIDENCIA DISTRIBUIDAS POR ESTANCIAS

 

 

Esto significa que si se realizan 4 guardias/mes, su distribución sería:
En el R-1 se harían 3 meses guardias en CS/AP y los otros 9 en urgencias hospitalarias, o bien si se reparten a lo largo de todo el año se haría 1/mes en CS/AP y 3/mes en urgencias hospitalarias.
En el R-2 y R-3 se harían 9 meses de guardias de urgencias hospitalarias, 6 meses de guardias de CS/AP, 3 meses de traumatología, 3 meses de pediatría, 1 mes en ginecología y 2 meses en médico-quirúrgicas.
En el R-4 serían 1 guardia al mes o en urgencias hospitalarias o en S. emergencias y las otras 3 en CS/AP.

 

8. Áreas de atención primaria de salud

 

La etapa del Programa centrada en las actividades desarrolladas en el Centro de Salud es fundamental en la formación de los especialistas de Medicina Familiar y comunitaria. Durante la misma el Médico Residente se capacita para realizar el desempeño profesional para el que se está formando.

 

9. Perfil de los especialistas

 

NOTA: Todos estos datos han sido obtenidos de encuestas realizadas a especialistas o tomados de la literatura. Ninguno de ellos debe ser considerado como una verdad absoluta a la hora de elegir esta especialidad en el MIR.

  • En primer lugar y hablando en general se deben dar los siguientes datos:
  • Es la única especialidad que permite una atención integrada y continuada al enfermo.
  • Permite conocer y actuar sobre su entorno.
  • Y prácticamente es la única especialidad clínica con posibilidades de actuar sobre el sujeto sano.
  • Puede ser la especialidad vocacional por excelencia.
  • Y puede ser la última especialidad en la que se mantenga la figura histórica del médico.
  • Más destacadamente que en otras especialidades el límite del conocimiento lo pone el propio profesional. Pudiendo ser ejercida con pocos conocimientos o permitir al profesional una nivel de aprendizaje mayor e integral que cualquier otra especialidad.
    • Como contrapartida podemos informar:
    • Tiene un alto nivel de presión social, pudiendo ser el trabajo muy agradecido o tremendamente despreciado e infravalorado.
    • Carece del prestigio médico dentro de los profesionales de la salud, tendencia que debe ser cambiada a base de duro trabajo.

     

 

9.1. Motivos para la elección de la especialidad

 

  • Esta especialidad ha sido escogida por opositores que han tenido:
  • Influencia de un mentor que practicaba la misma especialidad bien en el ámbito familiar o durante el periodo de formación.
  • Imagen previa de la práctica médica relacionada con la atención directa a pacientes desde una perspectiva amplia de la práctica médica.
  • Esta concepción del ejercicio de la medicina se vio reforzada por las experiencias clínicas en el periodo de formación.
  • La variedad de las oportunidades y experiencia en la práctica es un factor especialmente valorado por este colectivo.
  • Posibilidad de tratar directamente a toda la familia y no solamente a personas de forma individual.
  • Compromiso o implicación en el campo de especialidad, habilidades interpersonales y de comunicación, madurez personal y actitudes hacia el trabajo.
  • “Es una especialidad que abarca el concepto INTEGRAL de la persona, familia y medio donde vive”
    • Típicamente, los médicos de familia no seleccionarían otras posibilidades que se caracterizaran por:
  • Ser demasiado restrictivas.
  • Tener un escaso contacto con los pacientes.

 

 

9.2. Aspectos de mayor interés de la especialidad

 

Guiados por las encuestas realizadas a los profesionales esta especialidad permite:

  • Conocimiento del modo de enfermar, conocimiento del medio social, educacional y social y aspectos preventivos de la enfermedad.
  • Tratar a toda la familia (los niños, sus padres adultos, los abuelos, todos atendidos por el mismo profesional)
  • Variedad en la práctica (pediatría, geriatría, diversidad de patologías)
  • No solamente se valora el cuidado directo al paciente sino las interrelaciones desarrolladas entre los diferentes miembros de la unidad familiar.
  • La experiencia de una comunicación cercana con los pacientes resulta muy valiosa, ya que realmente muestran y desarrollan una gran confianza en el médico y en su actuación.

 

9.3. Aspectos menos valorados de la especialidad

 

NOTA: Paradójicamente algunos de los aspectos de la práctica de Familia que son más gratificantes tanto a nivel personal como profesional, son a la vez fuente de estrés para estos profesionales.

Guiados por las encuestas realizadas a los profesionales de la medicina familiar, esta especialidad tiene:

  • Las relaciones estrechas con los pacientes pueden ser causa de preocupación o tensión emocional cuando las personas se vuelven dependientes, demandantes o sufren una enfermedad terminal.
  • Exige una gran involucración por estar introducido en el medio familiar y una dedicación total a esta especialidad.
  • Excesiva demanda de tiempo
  • Aunque el número de pacientes difíciles no es alto, estos tienen una influencia lo suficientemente importante como para ser incluidos como un factor desagradable.

 

9.4. Habilidades importantes en medicina familiar y comunitaria

 

Guiados por las encuestas realizadas a los profesionales esta especialidad necesita:

  • Habilidad para desarrollar y establecer relaciones positivas con otras personas, no solamente con los pacientes, sino también con sus familiares o con otros especialistas.
  • El médico de Familia ha de ser un experto en la evaluación, diagnóstico y tratamiento de problemas comunes de salud.
  • Para ello, ha de tener un amplio conocimiento general de la medicina y una gran diversidad de habilidades para la práctica.
  • A diferencia de otros especialistas que abordarán la práctica desde una perspectiva de conocimiento y experiencia, los médicos de familia han de basar su ejercicio profesional en el afrontamiento de situaciones clínicas muy diversas aplicando los principios básicos de diagnóstico y tratamiento.
  • Capacidad de organización para coordinar la práctica, los pacientes, otros profesionales, etc.
  • Habilidades manuales para procedimientos como enyesado y cirugía menor.
  • Habilidad para sentirse intelectualmente seguro afrontando situaciones ambiguas.
  • Cierto perfil psicológico que le permita abordar los problemas que aparezcan.

 

9.5. Retos para afrontar el futuro de la especialidad

 

El futuro en la práctica clínica de esta especialidad viene dirigida por:

  • Necesidad de desarrollar unas bases de investigación académica.
  • Para asegurarse la credibilidad en esta era de explosión tecnológica, habrá que mantener permanentemente actualizados los conocimientos sobre nuevas aplicaciones tecnológicas y al mismo tiempo, tratar más efectivamente las necesidades psicosociales de la población de pacientes.
  • Los médicos de Familia necesitan desarrollar habilidades de “marketing” personal, sin que ello vaya en detrimento de la confianza generada o la calidad de atención prestada.
  • Se ha identificado una preocupación relativa a mantener los privilegios hospitalarios en un momento de competencia creciente en la medicina.
  • Afrontar el reto de asumir un papel de liderazgo en los próximos años para impulsar una mejora de los servicios de atención primaria.
  • Regular las horas y formas de guardias.

 

9.6. Consejos para el opositor interesado en medicina familiar y comunitaria

 

ES VOCACIONAL. Solamente con verdadera vocación se puede ir a esta especialidad.

 

9.7. Características de personalidad del especialista en medicina familiar y comunitaria

 

Los siguientes ítems resumen las características recogidas en el análisis de los profesionales en medicina familiar y comunitaria:

  • Humanistas
  • Orientación a las personas
  • Comprensivos
  • Aprecian las relaciones inter-personales
  • Comunicativos
  • No necesitan ser expertos en un área concreta, sino que son profesionales de primera línea de afrontamiento del problema.
  • Concienzudos y tenaces.

 

10. Números con los que se escogieron plaza en las convocatorias anteriores

 

 

VER PDF

 

11. Orden de preferencias en la elección de plazas en las convocatorias 2006-15

VER PDF

 

 



© Cursos Intensivos MIR Asturias, S.L.
Créditos: Estudio L.Aulló
Subir